Reflexiones desde el volante – Mariluz

0
233
Reflexiones desde el volante - Mariluz

(Foto portada 404 Comunicación Popular)

Reflexiones desde el volante – Mariluz

Hoy seguimos con la sección para dar voz al taxista, al profesional comprometido y sobretodo donde giran todos nuestros proyectos y nuestro futuro. Hoy es el turno es para nuestra compañera Mariluz.

Muchas gracias por contar con nosotros y por su puesto gracias por tu esfuerzo.

NUNCA VOLVEREMOS A SER LOS MISMOS

El sector del taxi vive tiempos convulsos. Una huelga general en toda España el verano pasado, en Madrid una nueva huelga, con resultados devastadores a principios de año.

Los frutos no han sido los esperados y sin embargo lo pienso y, con la perspectiva que
otorga el tiempo, creo que hay aspectos que aún no se han analizado.

Hoy quiero compartir estos pensamientos con vosotros, los que vivisteis también esta experiencia.

Los taxistas somos autónomos en la manera de desarrollar nuestro trabajo

Los taxistas somos autónomos, no sólo como figura jurídica, sino también en la manera de desarrollar nuestro trabajo.

Nos pasamos una media de doce horas al volante, en ellas nos relacionamos con nuestros usuarios principalmente, y sólo, de manera anecdótica, con otros compañeros de profesión.

Salvo raras excepciones, nuestro trato es bastante superficial (apenas una charla en una parada, un porti largo, alguna asamblea y poco mas).

Sin embargo, después de las huelgas esto ha cambiado sustancialmente.

Miles de taxistas que no se conocían previamente han convivido en unas condiciones durísimas y han compartido lucha, penas, alegrías, solidaridad, compañerismo, vivencias.

Las huelgas también han servido para que un sector individualista por la propia naturaleza del trabajo que se realiza, de pronto, haya tomado conciencia de su entidad como colectivo.

Creo que en todos los que participaron de un modo u otro en las reivindicaciones ha surgido el sentimiento de pertenencia a un gremio.

Ya no somos “los taxistas”, ahora somos “El Gremio del Taxi”, “El sector del Taxi” y eso es algo irreversible. Hemos aprendido a organizarnos (o al menos estamos en ello), nos hemos conocido, hemos compartido ideas y proyectos.

El germen de todo esto han sido las huelgas.

Es justo poner en valor estas experiencias para reflexionar hasta donde hemos llegado

Sin esa experiencia posiblemente no estaríamos donde hoy estamos. Y es justo ponerlo en valor.

Hoy puedo decir que tengo amigos taxistas catalanes, andaluces, vascos.

Algunas veces, lo vivido en esos momentos, une más y deja mas huella que muchas otras cosas.

Son experiencias fuertes, en algunos casos extremas, que nos marcaran para siempre.

Momentos duros o felices, momentos de buenas y malas noticias que no olvidaremos el resto de nuestras vidas. Hemos compartido estas vivencias como una gran familia, consolando al que en ese momento necesitaba apoyo y recibiendo consuelo y sostén cuando ha sido al contrario.

Las huelgas si sirvieron, sirvieron sobre todo para dejar de sentirnos solos, y sentir que éramos muchos, y muy solidarios los unos con los otros.

Pero además de la solidaridad entre compañeros, el sector del taxi, puesto en esta difícil tesitura de tener que luchar por su supervivencia ante la desidia de las administraciones, la traición de los partidos políticos y la manipulación tendenciosa de los medios de comunicación para poner en contra nuestra a la opinión publica.

En ese duro camino de sentirte “solo ante el mundo” nos hemos encontrado que no éramos los únicos, que hay un montón de colectivos a los que también pretenden silenciar y que están luchando por causas similares a la nuestra.

Conciencia social

Y de pronto, ha ido surgiendo en nosotros una conciencia social… y hemos empezado a ver que debemos defender y apoyar también a esos colectivos.

Al fin y al cabo, la lucha contra la uberización, la precarizacion del empleo, los servicios públicos dignos y de calidad debe ser transversal y común a todos nosotros, la clase obrera.

Esa nueva realidad se ha abierto y ha calado con mucha fuerza en nuestro sector.

Y para mi, esa es una de las consecuencias de nuestras movilizaciones, el despertar de esa solidaridad, tan necesaria hoy en día, y, que teníamos adormecida. Y eso, siempre es una victoria.

Estoy convencida de que, mas pronto que tarde, conseguiremos la justicia que por ley nos merecemos, pero también lo estoy de que eso no será el final.

El Gremio del Taxi, ha dicho basta.

Somos una parte esencial de la sociedad, somos tus familiares, tus compañeros, tus vecinos, tus amigos y hemos venido para quedarnos. Y allí donde haya una causa justa que defender nos tendréis. Porque YA NUNCA VOLVEREMOS A SER LOS MISMOS.

Porque de las victorias se aprende, pero la lección que te da una derrota deja una huella más profunda.

Y hoy puedo decir que me siento orgullosa de esa parte solidaria del taxi, que cada día teje mas redes, y que estará con las Kellys, los bomberos, los sanitarios, los profesores, las espartanas, los transportistas, con Amazon, los riders… con todos aquellos que sufren de un modo u otro las consecuencias de esta economía liberal e injusta que solo pretende oprimirnos para controlarnos.

Muchos, que siempre pensamos que este era el único camino, nos sentimos profundamente orgullosos de haber llegado hasta aquí, y del cambio paulatino que se ha conseguido en el sector, y de que este cambio sea irreversible y cada día más visible y compartido por todos.

Porque no sólo somos mejores profesionales, esta mal llamada “guerra” nos está haciendo mejores personas.

Solo puedo agradeceros el aprendizaje y deciros que hoy hay muchas personas orgullosas del sector.

Seguiremos trabajando para que el mundo de nuestros hijos sea un mundo mejor. Y contamos con todos… ¡no lo olvidéis ¡

Mariluz @Mariluzfri

Miembro implicado de la Plataforma Integral del Taxi PIT y de Plataforma Caracol APC

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here