Reflexiones desde el volante – Por cosas como esta soy taxista

0
130
Por cosas como esta soy taxista

Refexiones desde el volante – El Taxista anónimo

Volvemos con nuestra sección de reflexiones con un relato de un compañero taxista que prefiere permanecer en el ANONIMATO. Desde Taxi Project, una vez más, agradecer el compromiso y el esfuerzo y recordar que estamos a vuestra disposición tanto para vuestras sugerencias como para publicar vuestras reflexiones. Taxi Project somos todas y todos.

POR COSAS COMO ÉSTA SOY TAXISTA

Servicio de TAXI, emisora, inmediato, urgente, en 3 minutos en la puerta…

Me espera un Matrimonio con un bebé inconsciente…

Situación GRAVE…

No hablo, no pregunto…

«¡¡Al hospital lo más rápido posible, por favor!!…»

Al bebé lo lleva la madre en brazos, le hablan, le abanican, hacia calor, le acarician la carita con algo húmedo, no puedo mirar, pero no reacciona.

Les pido un pañuelo para intentar sujetarlo con la ventanilla, para tener las dos manos al volante, imposible, al detectarlo, la ventanilla se abre constantemente, ¡¡dichosa tecnología!!.

Podría haberle pedido al padre que él lo hiciera, pero me pareció que él tenía que estar a lo que tenía que estar.

No hay tiempo de reacción.
No hay tiempo que perder.

Una mano por la ventanilla sujetando el pañuelo y la otra al volante, luces de emergencia y claxon, conduje todo lo rápido que pude por carretera durante 18 kms.

Al llegar, la madre se bajó corriendo y el padre igual, tras soltarme un par de billetes en el asiento.

Solo pude balbucear, » ..suerte y que salga todo bien…»

Y hasta hoy, 31 julio, 14:47 horas.

Servicio de TAXI al mismo domicilio.

Acude un compañero.

Al taxi se sube esa madre alegre, feliz, que ahora si sonrie con ese bebé precioso que, afortunadamente, ¡¡¡está bien!!!

Al centro de salud cercano a revisión.

Palabras textuales de la madre:
…» Los médicos dijeron que el taxista le salvó la vida a mi hija (la llama por su nombre), unos minutos más y no hubieran podido hacer nada por ella «…

Ahora sé que es una niña, ¡¡¡ conozco su nombre…!!!

La madre emocionada exclama:
.» ¡¡Salvó la vida de mi hija, y me la salvó a mi!! «… » Quiero conocerle, quiero que conozcas al taxista que te salvó la vida le dice a su bebé «…

Hoy, mi compañero me ha pasado su teléfono y en los próximos días iré a conocer a esa linda criatura a la que quiero como si fuera mi propia hija, con permiso de sus padres claro.

Hoy, quien os escribe, aquel chaval que hace más de una decada cogió el volante de un taxi por primera vez, asustado, piensa, que hacerse taxista es la mejor decisión que tomó.

Solo por esto ha merecido la pena.

Doy las gracias a este sector por haberme permitido vivir esta bonita historia, la mejor de todas.

Esto, es lo más bonito que me ha pasado en la vida, después del nacimiento de mis hijas…
Humildemente, creo, que quienes salvaron la vida a esa niña, fueron los médicos, yo solo hice lo que tenía que hacer.  Mi trabajo lo mejor que sé e intentar ser un buen taxista, Tratando de hacerlo lo mejor posible como hago cada día.

Y quiero dar las gracias también a todas aquellas personas de este sector de las que he aprendido y que me han ayudado a crecer como profesional.

Ellos también son parte de esta historia.

Omito los datos por preservar la intimidad de los padres y de la niña, y los míos, porque cualquiera hubiera hecho lo mismo.

Orgulloso de mi profesión.
Somos personas y llevamos a personas.

Taxista anónimo de la CIUDAD DE MADRID.