Un conductor de Uber gana contra la compañía en Francia

0
363
Un conductor de Uber gana contra la compañía en Francia

Un conductor de Uber gana contra la compañía en Francia en un juicio laboral

Uber dijo el viernes que recurriría a un nuevo revés legal en Europa luego de que un tribunal francés dictaminó que un ex conductor que demandó a la firma efectivamente tenía un contrato de trabajo, lo que potencialmente socavaría un pilar del modelo de negocios del grupo estadounidense.

El abogado del conductor, Fabien Masson, calificó el fallo de la corte de apelaciones como una «decisión histórica», aunque no es probable que obligue a Uber a reconocer a sus conductores franceses como empleados de pleno derecho en un futuro cercano.

Uber ha argumentado durante mucho tiempo que se trata simplemente de un proveedor de servicios con conductores que trabajan por cuenta propia y que pueden trabajar cuando y donde quieran.

Esa estrategia ha provocado una avalancha de conductores privados que ahora operan junto con los servicios de taxi establecidos en todo el mundo, que a menudo se enfadan ante lo que consideran una competencia desleal.

«Vamos a apelar esta decisión ante el Tribunal Superior de Casación de Francia», dijo el viernes a AFP una portavoz de Uber, insistiendo en la necesidad de mantener la «flexibilidad» con sus conductores.

«Los conductores eligen usar la aplicación Uber para tener la libertad de conectarse a ella cuando lo deseen», agregó.

Pero la corte de apelaciones de París dijo que la «asociación de registro» que Uber estuvo de acuerdo con el conductor que presentó la demanda en 2017 le dio efectivamente el «control» sobre los términos de su trabajo.

Encontró, por ejemplo, que el conductor no podía elegir libremente a los clientes o establecer sus propias tarifas.

Como resultado, el tribunal devolvió el caso a un tribunal especializado laboral, aunque primero el Tribunal de Casación debe dictar su fallo.

Completamente lógico

El fallo francés sigue una decisión judicial similar en Gran Bretaña el mes pasado de que Uber debería otorgar derechos, incluido el salario mínimo nacional y el tiempo de vacaciones a sus conductores.

Pero Uber argumenta que tales requisitos pondrían en peligro una estrategia que le ha permitido extenderse a unas 630 ciudades de todo el mundo.

El Tribunal de Justicia de las Comunidades Europeas también ha determinado que el grupo estadounidense es un servicio de transporte, sujeto a las mismas regulaciones que rigen a los taxis tradicionales y otros proveedores de viajes.

En el caso francés, el conductor, que dejó de trabajar para Uber en 2016 después de realizar unos 4.000 viajes en menos de dos años, solicitó que su «acuerdo comercial» se reclasificara como un contrato de trabajo.

Buscaba la compensación de vacaciones y gastos, así como el pago por «trabajo no declarado» y la rescisión injustificada del contrato.

Así mismo, presentó la demanda después de que Uber desactivara su cuenta, «privándolo de la posibilidad de realizar nuevos servicios», según el tribunal.

Franck Heas, profesor de derecho en la Universidad de Nantes en Francia, calificó el fallo de «completamente lógico» y agregó que podría «sentar un precedente».

«Si hay un contrato de trabajo, entonces deben aplicarse las leyes laborales», dijo.

Modelo en duda?

Las autoridades europeas han incrementado su presión sobre Uber, un pionero en la llamada «economía colaborativa» en el uso de freelancers para ofrecer una alternativa barata y fácil sin tener al personal en nómina.

El mes pasado perdió un recurso en Gran Bretaña de un fallo que le codenó a pagar un salario mínimo y ofrecer tiempo de vacaciones a sus aproximadamente 40.000 conductores en Gran Bretaña.

En Portugal y España, los taxistas realizaron una serie de protestas el año pasado para forzar a Uber a cumplir con las mismas regulaciones que rigen a las compañías de transporte tradicionales.

Tales fallos podrían obligar a Uber a repensar su estrategia de desarrollo mientras se prepara para una oferta pública inicial de acciones este año que potencialmente puede valer miles de millones de dólares.

«Esto pone en tela de juicio el ecosistema y el modelo de negocios de Uber, basado en esta idea de contratistas independientes», dijo Heas.

Un conductor de Uber gana contra la compañía en Francia