Capitalismo 2.0: El retorno del hombre blanco rico

0
94
El retorno del hombre blanco rico

Capitalismo 2.0: El retorno del hombre blanco rico

Las empresas de economía compartida, colaborativa, digital o disruptiva, como Lyft o Airbnb, prometieron mucho a las comunidades, pero las ideas que promovieron como anular el status quo, son el propio status quo.

Recuerdan a la compañía My Taxi?

Comenzó con un modelo de movilidad próximo al vaticinado para un futuro, en el que los desplazamientos en las ciudades se podrían hacer con varios medios de transporte compartidos.

En 2017 se integró con Hailo y es del grupo alemán Daimler.

Ahora Jaime Rodríguez de Santiago-Concha Argos, el ex blablacar de la falsa economía compartida, ha fichado por My Taxi (ahora Free Now).

En sus primeras etapas, estas nuevas empresas prometieron que sus servicios curarían una sociedad asolada por el consumismo fuera de control, restablecerían los vínculos comunitarios auténticos, reducirían las emisiones de carbono y otros impactos ambientales, y finalmente reemplazarían las jerarquías obsoletas de la vida corporativa con nuevas redes interconectadas.

A pesar de estas promesas, la compañía Cabify que presume de movilidad, mantiene casi toda su flota de vehículos en diesel.

Estructuras económicas donde cada uno podría ser su propio jefe

Pero las buenas intenciones de antaño se evaporaron para revelar una realidad marcadamente diferente.

En Barcelona, Nueva York, San Francisco, París, Ámsterdam y Berlín, los gobiernos de las ciudades han tomado medidas contra los alquileres de pisos ilegales, y han culpado a empresas como Airbnb por el aumento de los alquileres, la escasez de viviendas, las inundaciones de visitantes y la transformación de las comunidades locales en patios turísticos.

La compañía implementó inicialmente la narrativa estándar de David y Goliat para representar cualquier regla que limitara su crecimiento como los esfuerzos de una gran industria hotelera corrupta que utiliza el gobierno para eliminar la competencia.

En los medios de comunicación, Airbnb se presentó a sí mismo como el defensor del pequeño hombre que se enfrentaba a los matones, pero esto se volvió difícil de mantener cuando la compañía en sí era el objetivo de las protestas.

Fue en Berlín donde comenzó, los activistas pegaron carteles en contra de Airbnb por toda la ciudad con el hashtag #boycottairbnb antes de que la ciudad promulgara una prohibición.

En Barcelona y Venecia, los manifestantes salieron a las calles, colgaron pancartas y pintaron grafitis.

Además, en su ciudad natal, San Francisco, los activistas ocuparon el atrio en la sede de Airbnb para llamar la atención sobre el impacto negativo de la compañía en la comunidad local.

Para una empresa como Airbnb, que pasó años puliendo su marca como una empresa socialmente preocupada por tener un impacto positivo en la sociedad, ser el objetivo de las protestas, en su propia sede, nada menos, debe ser una verdadera humillación.

«Es difícil recordar a una compañía que ha fracasado tan catastróficamente en la entrega de su marketing con conciencia social»

Y, sin embargo, estos impactos negativos eran completamente predecibles. No se requiere un título en economía.

¿Por qué no lo vimos venir? ¿Cómo se las arreglaron las empresas de la economía colaborativa para evadir el escrutinio durante tanto tiempo?

Orígenes de la economía compartida

El término compartir economía tiene muchos sinónimos, como economía de concierto, economía de pares, economía colaborativa, economía de base y economía de malla.

Se utiliza principalmente para referirse al «intercambio» de bienes físicos o mano de obra.

Dado que el «intercambio» se produce a cambio de dinero, los críticos han señalado con frecuencia que «vender» es un término más preciso.

Una «economía del intercambio» es diferente.

De todos los posibles términos de intercambio dentro de una economía compartida, el único término que no es apropiado es el dinero.

Puedes exigir que un amigo pase más tiempo contigo, y la relación sigue siendo una amistad. Si exiges que te pague por el tiempo que pasas con él, la relación ya no es una amistad.

De los regalos a los beneficios

Las economías de mercado y las economías compartidas tienen el potencial de estar en conflicto.

Deben permanecer relativamente independientes para que la producción en la economía compartida no se vea corrompida por el interés comercial.

Pero en el panorama actual de las redes sociales, es evidente que la moneda social se puede cambiar por dinero, y que tanto las recompensas sociales como los incentivos financieros pueden motivar a los usuarios simultáneamente.

StackOverflow, un sitio web de preguntas y respuestas generado por el usuario para preguntas de programación, y GitHub, uno de los servicios de repositorio de código fuente más populares y anfitrión de muchos proyectos de software de código abierto, se han convertido en sitios muy importantes para los desarrolladores de software como formas de desarrollar la reputación y demostrar experiencia para acceder a posibles puestos de trabajo.

El final

¿Cuántas veces hemos visto el carácter del ejecutivo de una oficina corporativa que sueña con escapar de su estilo de vida suburbano convencional para buscar mayor libertad, emoción e independencia en un trabajo más creativo pero más incierto?

Esta narrativa encaja perfectamente con la literatura de autoayuda, que instruye a los lectores a abrazar la inseguridad y la precariedad de la vida laboral contemporánea.

Ideas como estas son la influencia de la contracultura.

Resulta que los liberales sinceros, bien intencionados y los progresistas han reproducido la oposición entre la crítica artística y la crítica social, permitiendo inadvertidamente que las corporaciones utilicen estas ideas para socavar las protecciones de los trabajadores y crear nuevas formas más precarias de trabajo habilitado para aplicaciones.

La trayectoria de la economía compartida y, tal vez, de la industria de Internet en su conjunto, comienza con un sueño utópico y termina en una realidad mucho más negativa, si no distópica.

¿Por qué pasó esto?

Algunos críticos podrían decir que demuestra que estas compañías eran cínicas y poco sinceras; no creen realmente en sus supuestos ideales.

Todo fue simplemente marketing diseñado para poner la miel sobre nuestros ojos, una fina chapa que oculta una verdad más oscura.

Con el beneficio de la historia, podemos ver que, de hecho, al abandonar la crítica social, se permitió la transición a una nueva forma de capitalismo que ha demostrado ser devastadora para la sociedad.

Pero quizás, a medida que se reestructura la vida laboral y se justifica el capitalismo en referencia a las nuevas normas, pronto surgirá un cuarto espíritu del capitalismo.

No debería sorprender que compañías como Airbnb, Lyft y Uber, que afirman estar cambiando el mundo, ya no tengan la credibilidad que una vez tuvieron.

Fueron construidos sobre un conjunto de ideales que han llegado a su fecha de vencimiento.

Capitalismo 2.0: El retorno del hombre blanco rico

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here