Más allá de Uber y Cabify acechan otros buitres

0
53
Más allá de Uber y Cabify acechan otros buitres

Más allá de Uber y Cabify

Por todos son conocidas las plataformas de falsa economía colaborativa como Uber y Cabify, pero, hay algo más?

Que otros buitres acechan a través de las apps?

Por increíble que parezca, he recopilado más de 30 empresas de las llamadas colaborativas solamente en España.  Para otro estudio ya incluiré todos los buitres de América Latina y Estados Unidos.

No voy a comentar aquí a los conocidos como Uber y Cabify, ya todos sabemos de sus andaduras.  Si bien, repasaremos algunas de las que no hemos oído hablar.

En el puesto número 1 la empresa de coche compartido de Mar Alarcón, la señora que se codea con la Juez Decana del Ilustre Colegio de Abogados de Barcelona, ésta es Social Car.

Social Car

Social Car comenzó a operar en Barcelona el pasado mes de abril, y la compañía está participada por Mar Alarcón, ex-trabajadora del despacho de abogados Cuatrecasas y su marido, además de por el RACC y el fondo de capital riesgo Cabiedes & Partners, así como por varios business angels del sector como Pau Serracanta, director general de Dorna Sports, y Vincent Rosso, cofundador de BlaBlaCar.

Debemos recordar el escándalo en el que se vio envuelto Emilio Cuatrecasas, condenado a dos años de cárcel (que no llegó a cumplir), una multa de 1,5 millones de euros y la devolución a la Agencia Tributaria de 4,1 millones de euros.

Además Soraya Sáenz de Santamaría, fichó por el despacho de Cuatrecasas, que fue objeto de un trato favorable por parte de la Fiscalía y de la Abogacía del Estado, siendo ésta la Jefa de la Abogacía General del Estado, aparte de Vicepresidenta.

BlaBlaCar

En la aplicación de viaje compartido BlaBlaCar, muchos de los viajeros quedan en la estación de Atocha con el resto de ocupantes del vehículo.

Esto es ahora un problema ya que están colapsando las inmediaciones de la estación y como no, haciendo también competencia desleal al servicio público del taxi.

BlaBlaCar ya se ha visto involucrada en varios procesos judiciales por competencia desleal en España y otro a nivel internacional por espionaje por parte de Amovens.

Amovens

La compañía Amovens siempre ha estado en pleitos con BlaBlaCar.  Además los argumentos que se utilizaban para diferenciarse de la primera, es que esta no cobraba comisiones a los clientes -El principal motivo del pleito de Confebus contra BlaBlaCar-, pero ahora si lo hace, si cobra comisiones, por lo que deberíamos de entender que se lucra con los viajes compartidos, y con esto la trataríamos como una empresa de transportes.

Amovens fue adquirida por la nórdica GoMore en el 2015 para competir en España.

Carpling

Vecinos, compañeros de trabajo u otras personas que deseen compartir taxi para ahorrar gastos, reducir tiempos de espera, tráfico y cuidar el medio ambiente.

Este es el anuncio que podemos encontrar, «compartir Taxi».  Junto con Cabify, parece de los más escandalosos ya que ni siquiera se esconden para anunciarse como un taxi.

Carpling también se ha visto dentro de algunos problemas legales como la estafa a 50 usuarios del AVE Málaga-Madrid, Y es que los billetes que les habían vendido simplemente no aparecían como válidos.

Mokmokcars

Mokmokcars nació para usar un mismo vehículo en itinerarios habituales, por ejemplo cuando se va al trabajo o al colegio.  No obstante, Mokmokcars, de Canovelles, instó un expediente de concurso de acreedores que recayó en el Juzgado Mercantil n.º 5 de Barcelona.

Ridelink

Ridelink dejó de funcionar el pasado año dejando atrapados a los inversores que habían confiado más de un millón de libras a la startup pocos meses antes.

Está claro que las startups fallan, y fallan mucho más que triunfan, y eso hay que tenerlo en cuenta a la hora de poner el dinero en un proyecto.

Drivy

En Drivy reconocen su naturaleza y no esconden que están englobados dentro del mercado colaborativo, por lo que está en la línea de la ilegalidad.

Jaume Suñol, responsable de la compañía en España, recuerda que «el alquiler de coches sin conductor no requiere licencia administrativa».  No obstante, el transporte de personas si que está regulado por la administración.

Zipcar / Avancar

Zipcar compró Avancar y en 2013 Zipcar fué comprada por Avis.

Sale más caro que alquilar un coche. El problema es que Avancar no es transparente con los gastos extras. Si sabes de antemano que lo vas a necesitar más horas, y el coche no está reservado, puedes ampliar la reserva sobre la marcha, pero pagando un 50% más de precio por hora.

Avancar dejó de operar en Barcelona a principios de este año.

Car2Go

La peligrosa letra pequeña del ‘carsharing’, 50 € por fumar dentro del coche, 350 si pierdes las llaves, 50 por dejar las ventanillas abiertas y 1.000 por permitir que una tercera persona conduzca el vehículo.

BlueMove

BlueMove, el car sharing que compró Cochele, ahora se llama BlueMove – Ubeeqo.

La última de las ideas de Manuela Carmena fue el farragoso encabezado de inversión de impacto social y es, una aportación económica desde el Ayuntamiento de Madrid a fondos de inversión que tienen como destino mejorar problemas urbanos, dejando a los taxistas al sol en las paradas a 45 grados.

Además de estos:

Shareling, Diacamma, PlinPlas, CocheAmigos, TerangaGO, Gopili, Eccocar, RespiroMadrid, emov, SomMobilitat, ClickCar, Wible y Gowe.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here