Uber creó vehículos fantasma en Australia para saltarse la Ley

0
260
Uber creó vehículos fantasma en Australia

Uber creó vehículos fantasma en Australia y pagó multas para adelantar al taxi

Uber creó vehículos «fantasmas» para esquivar la ley y pagó multas a los conductores cuando fueron pillados operando ilegalmente, según los abogados que presentaron una demanda colectiva contra Uber.

Los documentos judiciales presentados en la Corte Suprema de Victoria alegan que Uber esquivó las leyes en cuatro estados australianos y ayudó a los conductores a trabajar de manera ilegal, en un intento por irrumpir en el sector del taxi.

La demanda colectiva, que se anticipa será una de las más grandes del país, está siendo presentada por más de 6000 conductores de taxis, propietarios de licencias y operadores de Victoria, NSW, Queensland y Australia Occidental.

Los abogados están buscando una compensación por su pérdida de ingresos y la devaluación de las licencias desde 2014 por que Uber creó vehículos fantasma en Australia.

Si tienen éxito, creen que Uber podría verse obligado a pagar «cientos de millones de dólares».

La defensa de las reclamaciones son siete entidades Uber ubicadas en todo el mundo, incluidos los EE. UU., Los Países Bajos y Australia.

El bufete de abogados Maurice Blackburn afirma que Uber ingresó deliberadamente a mercados donde la regulación del transporte era débil y se expandió agresivamente en Australia al ignorar las leyes estatales de transporte que hacían necesario tener un taxi o contratar licencias de vehículos.

Cada vez que los conductores eran multados por operar ilegalmente, Uber pagaba las multas, dicen los abogados.

Esta «conducta ilegal» le dio a Uber una ventaja competitiva sobre aquellos que siguieron las reglas.

Y, al hacer esto, Uber conspiró para «lesionar» al taxi y contratar a conductores de automóviles por medios ilegales.

En 2014, cuando los reguladores comenzaron a emitir multas a Uber, los documentos judiciales dicen que Uber desarrolló una herramienta de software «Greyball«, que le permitió rechazar a clientes que se creía que eran inspectores de transporte.

Uber utilizó la tarjeta SIM y los detalles de la tarjeta de crédito de esos clientes para hacer suposiciones sobre su identidad, y creó cuentas separadas para algunos de estos pasajeros que mostraban vehículos «fantasmas» inexistentes.

Los coches fantasma se utilizaron para que pareciera que la aplicación Uber funcionaba normalmente.

El líder de la acusación contra Uber es Nick Andrianakis, conductor de taxi, operador y licencia de Melbourne, que entre 2013 y 2017, su beneficio anual se redujo drásticamente de 37.200 a 1.600 dólares.

«Invertí en taxis, esa fue mi jubilación, perdí mi jubilación», dijo Andrianakis, quien trabajaba turnos de 12 horas, seis días a la semana, y tenía tres licencias de taxi en los años 80 y 90 por casi 300.000.

La viabilidad de la compañía en Australia dependía de un «rápido aumento de la demanda» de servicios y de un «reclutamiento rápido de una gran red de usuarios ampliamente dispersa», según se alega.

Una de las políticas de Uber, creada en 2013, fue lanzar en lugares con «bajas barreras de entrada», que equivalen a un «entorno regulatorio favorable», argumentan los abogados.

«Si se hubiera implementado una acción de cumplimiento clara y coherente dentro de los 30 días de que un competidor lanzara un servicio de viajes compartidos, entonces no hubiese entrado UberX en esa jurisdicción», señala el tribunal.

Tenemos cero dólares en el banco

Uber creó vehículos fantasma en Australia
Christine y Con Bios eran propietarios de licencias de taxi que han sido devastados por lo que han perdido

La llegada de la compañía a Australia ha devastado a Christine y Con Bios, quienes se han unido a la demanda colectiva.

Desde su adolescencia, la pareja ha trabajado en turnos de 12 a 18 horas, siete días a la semana, para tener una buena vida aquí.

La pareja griega se afilió en las fábricas e invirtió lo que pudo en cuatro licencias de taxi, por un monto de casi 2 millones.

Después de que el valor de sus licencias de taxi se desplomó, Con se sometió a una cirugía de bypass triple y Christine desarrolló una enfermedad autoinmune, la esclerodermia.

«El estrés nos ha matado», dijo Christine.

«Trabajas duro para lograr algo en la vida. ¿Pero trabajar duro y salir sin nada? No está bien».

El estrés nos ha matado. Trabajas duro para lograr algo en la vida. ¿Pero trabajar duro y salir sin nada? No está bien.

Entre las empresas que defienden la acción de clase están la empresa matriz con sede en EE.UU. Y el creador de la aplicación Uber, así como el operador de la aplicación Uber BV en los Países Bajos y Uber Holding, que se encargó de las operaciones internacionales de la compañía.

Uber creó vehículos fantasma en Australia