Montreal no quiere que Quebec regule sus taxis

En un informe a la Asamblea Nacional, la ciudad dice que el Proyecto de Ley 17 no tiene en cuenta su complejo "cóctel" de medios de transporte.

0
45
Montreal no quiere que Quebec regule sus taxis

Montreal no quiere que Quebec regule sus taxis y pide que sean ellos quienes se ocupen

El comité está estudiando el Proyecto de Ley 17, el plan del gobierno de la Coalición Avenir Québec para reformar la industria de taxis de la provincia.

La ley propuesta, parte de un esfuerzo por lidiar con la llegada de servicios de transporte como Uber, y haría que las reglas fueran uniformes en toda la provincia, sin tener en cuenta los problemas específicos que afectan a Montreal.

«Si bien deseamos modernizar la industria, Montreal está sorprendida por la intención del gobierno de reducir su capacidad para organizar y apoyar la movilidad en su territorio», dijo el portavoz en un informe presentado el lunes ante el comité de la Asamblea Nacional.

El sistema de transporte de Montreal es complejo e incluye 64 estaciones de metro, 220 líneas de autobuses, 850 kilómetros de carriles para bicicletas y 7.250 Bicis.

Así mismo, alrededor del 60 por ciento de la industria de taxis de Quebec está en Montreal, al igual que la gran mayoría de los vehículos que ofrecen viajes a través de aplicaciones móviles.

«El cóctel de transporte y la convivencia de los modos son complejos y evolucionan extremadamente rápido en Montreal».

“No se puede comparar con otros sistemas en Quebec y merece una atención especial. El sistema de movilidad de Montreal debe compararse con el de las otras grandes metrópolis del mundo», añadió el portavoz.

Según el plan de CAQ, Montreal sería la única ciudad importante en América del Norte sin «la capacidad de regular la movilidad en su territorio».

La ciudad dijo que necesita controlar algunos aspectos de la industria para lidiar con el posible aumento en el tráfico en algunas áreas causado por la expansión de los servicios de transporte.

Dijo que quiere poder controlar la calidad de los servicios prestados, y garantizar que todas las áreas de Montreal sean atendidas y que se siga ofreciendo el tránsito adaptado.

Hablando con los reporteros el lunes, el ministro de Transporte, François Bonnardel, rechazó la idea de hacer una excepción para Montreal.

Bonnardel dijo que quiere que se apliquen las mismas reglas en toda la provincia, aunque dijo que considerará hacer algunos cambios a la ley.